La brecha educativa que agrava el virus

|

más allá de las consecuencias más evidentes en la economía y el estado psicológico, el confinamiento tiene especial repercusión en la educación de los niños que pertenecen a las familias con menos recursos. La brecha educativa se agranda para los que no pueden disponer de ordenadores, tabletas o conexión a internet, que desde que se cerraron los colegios han sustituido a lápices y cuadernos como material escolar. Y sin tareas diarias, ni rutina, ni, en la mayoría de los casos, padres que estimulen el conocimiento de sus hijos, el futuro se presenta negro para muchos. foto: un niño estudia en casa con un ordenador | efe

La brecha educativa que agrava el virus