Pontón margina a la tercera edad

|

ANA Pontón, el rostro humano del Beneguai, es libre; de puertas adentro se ha arrancado las cadenas con las que sección vintage ataba en corto a los voceiros y de puertas afuera... Si le ha perdido el respeto a los mayores que tiene en casa, a los de fuera... Al ya octogenario Beiras –que estuvo en casa y se marchó para ser un irmandiño, pero acabó españolizado y ahora es un hermanito– no le guarda ningún respeto y le recuerda que se confunde de enemigo en demasiadas ocasiones. Y todo porque el nacionalista del pelo crecho quiere succionar a los bloqueiros para reconvertirlos en podemitas. Si ella se lo dijese en castellano, seguro que él entendía mejor. FOTO: ana pontón | aec

Pontón margina a la tercera edad