La última Navidad de la primera dama

|

Melania Trump, que en su día dijo que decorar la Casa Blanca por Navidad era una pérdida de tiempo porque a nadie le importaba, ha colocado sus últimos adornos como primera dama. Y ahora que ya sabe que sus diseños, que serán analizados al detalle, pueden servir como munición contra ella o como forma de enviar un mensaje –o ambos– ha optado por homenajear a todos los que luchan contra el coronavirus. Buena despedida de la única que parece tomarse en serio la gravedad de la pandemia. Seguro que su marido no ha tenido nada que ver en la elección. FOTO: uno de los pasillos decorados | efe 

La última Navidad de la primera dama