Ningún exorcista visitará Abegondo

|

cuando el Depor era súper, decían de un jugador –no vale la pena decir su nombre ni la posición en la que actuaba– que era un experto haciendo vudú. Todos los años llegaba un futbolista nuevo para su puesto e indefectiblemente se lesionaba. Temporada tras temporada ocurría lo mismo. La lesión que sufrió Lucas “Buah, neno” Pérez retrotrajo a la directiva a esa época de la magia negra, pues los médicos no daban con lo que tenía el delantero. Al final, hubo suerte y se descubrió que se trata de una fuerte contusión. Tino y sus consejeros respiraron aliviados, pues ya no tenían que llamar a un exorcista. FOTO: lucas pérez, en plena oración | aec

Ningún exorcista visitará Abegondo