Torra redime sin éxito a los cautivos

|

QUIM Torra se ganó ayer un trocito de cielo con su gira carcelaria. La turné no fue un simple acto político, como pensaría cualquier opresor español, sino practicar una obra de misericordia: redimir al cautivo. Se ha acercado, pues, un poco más al paraíso, no al terrenal, en el que ya está desde que Puigdemont proclamó la república, sino al celestial. Pero como la carne es débil, tras las visitas afloró su carácter mortal y proclamó que Rull y Turull quieren tomar posesión como consejeros. Loable propósito el suyo, lo malo es que cuando uno comete un delito y lo cazan, deja de poder hacer lo que le peta. Perdónalos, Señor, no saben lo que hacen. FOTO: quim torra, cariacontecido | efe

Torra redime sin éxito a los cautivos