Un ridículo eurotelevisado

|

Parafraseando a Siniestro Total hoy los españoles podemos afirmar aquello de ¡Menos mal que nos queda Portugal! Y es que fue el público del país vecino el que, con sus cinco votos, consiguió que Manel Navarro no se marcara un Remedios Amaya, es decir, dejar su casillero a cero. Y es que tras la polémica que hubo durante el proceso de elección, la renuncia al castellano en su canción y el gallo que adornó su salida al escenario, ya son muchos los que consideran que España mejor haría quedándose en casa o mandando algún fenómeno del estilo Chikilicuatre. Desde luego, él obtuvo un mejor resultado. FOTO: Manel Navarro | EFE/EPA

Un ridículo eurotelevisado