Una ministra bajo sospecha

|

el paso de Irene Montero por el Ministerio de Igualdad está siendo mucho más complicado de lo que cabría haber pensado. La mujer, si de algo había hecho gala (de hecho se podría decir que es su único aporte para haber accedido a un ministerio) es de su feminismo. Y, ahora, hasta eso parece que falla, ya que diferentes grupos feministas acusan a Montero de haber dejado a las prostitutas en la calle, por haber ordenado el cierre de los prostíbulos durante la pandemia. Además, su política contra la prostitución es seguidista de lo que se hacía hasta ahora: multas y poco más, y eso no les vale. FOTO: Irene montero | aec

Una ministra bajo sospecha