El cargo de Illa queda libre, apostemos por Simón

|

Nos podemos ir despidiendo del ministro de Sanidad. Una cara que este año hemos visto mucho, mucho más que la de amigos o familiares. Salvador Illa, que ya era uno más en casa, a fuerza de aparecer día sí día también para informar de lo malo, de lo peor y, por fin, de lo bueno, va a intentar ahora hacerse con la Presidencia de la Generalitat. Fácil no lo tiene. Claro, que lo de la pandemia tampoco ha sido un camino de rosas. De hecho, viendo el panorama que todavía nos queda por delante deberíamos hacer una propuesta formal al Gobierno para que nombre como nuevo responsable de la cartera de Sanidad a Fernando Simón. Conocido y querido, qué más se puede pedir. De hecho, la popularidad y el buen concepto –con excepciones, por supuesto– que se tiene de Illa se supone que son los motivos para impulsar su candidatura en Cataluña. Pues lo mismo vale para nuestro epidemiólogo favorito. Claro que es probable que la experiencia de este año le haya dejado entre pocas y ningunas ganas de acercarse a la política. FOTO: el todavía ministro de sanidad, salvador illa | efe

El cargo de Illa queda libre, apostemos por Simón