El frente constitucional se hace añicos

GRAF9964. MADRID, 16/12/2019.- El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez (i), y el líder del PP, Pablo Casado (d), al inicio de la reunión que mantienen este lunes en el Congreso de los Diputados para hablar de la posible
|

ES posible que todavía quedara en este país algún iluso capaz de imaginarse que Pedro Sánchez iba a ceder en algo para que PP y Ciudadanos pudieran, por lo menos, abstenerse en su investidura. Su reunión con Arrimadas y Casado fue un paripé y, a estas alturas, el líder del PSOE está mucho más cómodo entregado a Podemos y, de paso, a ERC, con la que mantiene abiertas las negociaciones a la espera de lo que el Tribunal de Estrasburgo pueda decir sobre la inmunidad de Oriol Junqueras. Es evidente que, viendo su comportamiento tras las elecciones, jamás tuvo el más mínimo interés en seducir al bloque constitucionalista. Se siente más a gusto con sus nuevos compañeros de viaje. El único problema es saber el peaje que su investidura va a tener para el país. Desde luego, por lo que se va conociendo, no parece que vaya a salir barato. FOTO: Sánchez y Casado se saludan sin mirarse | efe

El frente constitucional se hace añicos