El fin de millones de visones daneses

|

En España, el día que el Gobierno de Rajoy decidió sacrificar a “Escálibur”, el perro de la enfermera Teresa Romero, que se había infectado de ébola, se montaron manifestaciones en contra de semejante medida. Ahora no se sabe muy bien lo que sucederá en Dinamarca, donde las autoridades sanitarias han decidido sacrificar a 17 millones de visones. Lo hacen para frenar una nueva variante del coronavirus que ha saltado a los humanos y que podría poner en peligro la efectividad de la nueva vacuna. Allí no les ha temblado la mano. Está claro que para ellos, la salud de los humanos está por encima de todo. FOTO: visones daneses sacrificados | efe

El fin de millones de visones daneses