Un amigo que parece lo contrario

|

AUNQUE no lo parezca, entre Quincy Jones y Michael Jackson hubo una buena amistad. Y no lo parece porque el veterano –veteranísimo, pues tiene ya 85 años– productor se ceba con el cantante. Asegura que robó un montón de canciones; que era un ser maquiavélico y codicioso; que era un acomplejado porque su padre le decía de pequeño que era feo y por eso decidió blanquearse; incluso que se ponía hasta la cejas de propofol... Cualquiera de los monstruos que aparecen en “Thriller” hubiese sido más cariñoso con el rey del pop que el hombre que precisamente lo lanzó al estrellato. FOTO: quincy jones | aec

Un amigo que parece lo contrario