Las consecuencias del engaño de la Marea a los socialistas

|

BEEE, balaba el corderito, que llevaba estampado en un costado el sello de calidad: un puño y una rosa. Por arte de birlibirloque, la Marea, nasía pa’ganá, le hizo el truco del almendruco y dejó al corderito y al resto del rebaño colgados en la votación de los presupuestos. Ya hay que ser malo, pero malo de maldad, para abstenerse en el propio proyecto y dejar solo a los socialistas con su “sí”. Así se las juega la xente do común. Como para fiarse de Xulio Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira, y su troupe. Es verdad que tienen muchas dificultades para comprender el significado de la palabra pactar, pero ni siquiera así es admisible que lleguen a un acuerdo y un rato después no lo cumplan. Si su palabra ya tenía poco valor, ahora se ha quedado sin ninguno y lo que es peor se exponen a llevar al pleno cualquier asunto y recibir “no” monstruoso, tan grande como su falta de principios. Anda, que si el primer “no” les cae cuando presenten la iniciativa salvadora para que Iago Martínez, el Rasputín de Teis, no tenga que buscar plaza en Mi Casita... FOTO: el alcalde, sonriente antes del inicio del pleno de los presupuestos | patricia g. fraga

Las consecuencias del engaño de la Marea a los socialistas