Lluís Llach enarbola la bandera equivocada

|

allá por la noche de los tiempos, cuando era cantautor, Lluís Llach guardaba en la funda de la guitarra un palo al que él llamaba L’Estaca. O era de buena madera, porque acabó en el desván cuando empezó a dedicarse a otras actividades –es viticultor y diputado independentista–, o le dio un tratamiento antipolilla fenomenal, porque la ha recuperado y amenaza con ella a los funcionarios catalanes advirtiéndoles de que morirán entre terribles sufrimientos si no apoyan la desconexión. Tan metido está en su papel de paladín de la causa que en cuanto ve algo de rayas rojas y amarillas se emociona de tal manera que llega al ridículo. Vio una bandera con esos colores en el estadio de Olympique de Marsella y tuiteó dejando caer una lagrimita: “Allá también piensan en nosotros, Seguimos!”. La red se desató, empezaron a caerle estacazos y el ignorante trovador se llevó una malleira del tamaño de un castillo humano... No era una señera, era la bandera de la Provenza, cuya capital casualmente está en Marsella. FOTO: lluís llach señala aunque sea de mala educación | aec

Lluís Llach enarbola la bandera equivocada