Conducir caliente, pero sin abrigo

|

Frioleros del mundo, cuidado cuando os pongáis al volante. El código de vestimenta no escrito que deja a criterio del agente de turno si el atuendo del conductor le garantiza o no la libertad de movimientos incluye los abrigos voluminosos en la lista negra. Esos plumas con relleno XL que hacen aumentar tres tallas de contorno o esos chaquetones de pelo que mantienen al que los lleva calentito y cómodo le pueden costar doscientos euros de multa por entorpecer las funciones del cinturón de seguridad. Compensa poner la calefacción del coche un poco más alta. FOTO: dos mujeres bien abrigadas aec

Conducir caliente, pero sin abrigo