Las reclamaciones que se le vienen encima a Claudia Delso

|

LA psicomotriz Claudia Delso y la concejala de Bienestar Vegetal, María García, biotopo pata negra, amigas y residentes en María Pita, están a punto de tenerla y gorda. Resulta que en los presupuestos participativos ideados por Delso se han recibido decenas de peticiones de aumentar las zonas verdes. A ver de dónde saca García las suficientes toneladas de herbicidas no tóxicos para mantenerlas en forma, porque no es cosa de que los nuevos pulmones estén a monte como ya están los actuales. Siempre le quedará la posibilidad de recurrir a la Valedora do Pobo, pero no parece lo más indicado sembrar el terreno –por descomunal que sean sus tendencias vegetales– para que le afee su conducta a una coleguita. Por cierto, cómo no se le habrá ocurrido a Iago Martínez, el Rasputín de Teis, recurrir, no ya a la Valedora, sino al Tribunal de Derechos Humanos de la UE o a la Corte Penal Internacional por la afrenta que cometió Delso al redistribuir la ciudad en 305 barrios –que incluyen zonas asimétricas, postfuncionales, calcificadas...– y frustrar su principal anhelo vital: desordenar el movimiento vecinal. Anduvo lento de reflejos; quizá había pasado una mala noche. FOTO: delso y garcía | aec

Las reclamaciones que se le vienen encima a Claudia Delso