Cómo corren los tíos más cachas

|

LOS habitantes de Santurce estaban asombrados. Nunca habían visto semejante cantidad de músculos a la carrera. Aquello parecía una estampida de bisontes como la de las vaqueradas. Pero no, eran los participantes en la Copa Euskadi de fisioculturismo y fitness. Se había corrido la voz de que para allí iban los médicos de la Agencia Vasca Antidopaje y los deportistas huían a toda velocidad. El vestuario debió de quedar lleno de jeringuillas. Y menos mal que se anuló competición, porque el riesgo de descrédito era terrible. Hubiese podido ganar un tirillas que pesase 40 kilos. Menudo bochorno. FOTO: dos culturistas, en una competición | aec

Cómo corren los tíos más cachas