Abel Caballero, ese gran bailón

|

A ABEL CAballero, hasta ahora, se le conocían unas cuantas virtudes y muchas habilidades. Por ejemplo, ha sido capaz de reencarnar en Vigo el espíritu de uno de los alcaldes más aclamados de A Coruña (Francisco Vázquez, of course). Incluso podría pasar a la historia por inventar el dinoseto, ese macizo floral que termina convirtiéndose en dinosaurio, que hasta pone huevos y tiene crías. Y, ahora, se sabe también que es un magnífico bailarín. Sin llegar al nivel de su compañero de partido Miquel Iceta, su grácil figura se anima cada vez que escucha una gaita, como sucedió en la Festa da Reconquista. FOTO: Abel Caballero | AIG

Abel Caballero, ese gran bailón