Y si al final tenemos que retrasar las elecciones...

|

Pues también Íñigo Urkullu se está dejando seducir por la idea de retrasar la cita electoral, si esto del coronavirus no se calma un poco. El primero en decir que no lo descartaba tajantemente fue Alberto Núñez Feijóo y, ahora, su homólogo vasco también considera que si no se puede garantizar que los ciudadanos puedan acudir a votar sería posible plantear un aplazamiento. El principal problema es que en el ordenamiento jurídico español no aparece contemplada esta posibilidad por ningún lado. Se ve que, en su momento, los legisladores debieron de pensar que esto de las pandemias apocalípticas nos retrotraía a la peste en la época medieval y que, en los tiempos actuales, no existía este riesgo. De entrada, en Galicia, Feijóo tiene intención de reunirse con los portavoces de todos los partidos, se supone que para obtener una respuesta conjunta, en principio, a la crisis abierta. Sin embargo, tal y como están las cosas, no se puede asegurar que nos acaben buscando una nueva cita para acudir a las urnas y, lo deseable es que en esto sí que hubiera una unanimidad, por el bien de la democracia. FOTO: Una persona deposita su voto en las pasadas elecciones | aec

Y si al final tenemos que retrasar las elecciones...