A este paso, los colegios cierran por falta de alumnos

|

el equivalente a aquel sinsentido que era que los padres a principio de curso clamasen contra la presunta falta de seguridad sanitaria en los colegios mientras por las tardes llevaban a sus niños a revolverse bien con otros en el parque se ha dado en Navidad con familiares y amigos en celebraciones caseras. El resultado es que a la vuelta de las vacaciones hubo muchos chavales que ya no volvieron a clase y en la primera semana lectiva del nuevo año los positivos y las cuarentenas preventivas no han parado de subir. Cuando el aviso no es por un niño contagiado es por una mamá o un papá, con su pequeña víctima colateral a la espera de PCR. Al final van a acabar cerrando los colegios, pero no por el riesgo de propagación del virus sino porque no van a quedar alumnos para ir, todos en casa con sus padres mirando las fotos de las comidas navideñas y escribiéndole al profe de turno para que mande deberes divertidos que los tengan entretenidos. FOTO: Las aulas contaron con menos niños desde el primer día de la vuelta después de las vacaciones de Navidad | EFE

A este paso, los colegios cierran por falta de alumnos