Bruno Gama empieza a preparar las maletas

|

CUANDO Bruno Gama se marchó al Dnipro Dnipropetrovsk ucraniano se llevó la admiración unánime del deportivismo. A su regreso aún la conservaba, pero una mala temporada hizo que perdiese la de los aficionados y solo mantuviese la de las aficionadas. Suena a heteropatriarcado machista, pero es así, pues lo que encandilaba a las seguidoras no era precisamente su juego sino aspecto físico. Sin embargo, la pasada pretemporada volvió a hacerse un hueco en el corazón de los hinchas; su juego se parecía al de antaño y volvía a marcar goles. Una situación que hizo feliz al deportivismo, que no es ni hombre ni mujer, pero que no tuvo continuidad en la Liga y que posiblemente ya no la tenga jamás, pues o mucho cambian las cosas o el portugués ya no se reintegrará a los entrenamientos en Abegondo tras las vacaciones. Mallorca es su destino y Segunda B la categoría en la que jugará, en la que puede ser el amo. FOTO: bruno gama, durante un entrenamiento en abegondo | aec

Bruno Gama empieza a preparar las maletas