La verdad de Rodrigo Rato

|

hay que reconocer que Rodrigo Rato le echa muchas narices. Solo a él se le podría ocurrir afirmar en el turno de última palabra ante el tribunal que lo juzgaba que Bankia vale hoy menos que cuando salió a Bolsa. La verdad es que cuando salió a Bolsa valía una pasta, o eso creían los pobres incautos que invirtieron en valores del banco para luego descubrir que lo que estaban comprando en realidad era humo. Humo producido por una ingeniería contable que ocultaba una gestión nefasta que solo sirvió para enriquecer a los altos cargos de la entidad. Seguro que el juez tiene en cuenta el alegato de Rato. FOTO: Rodrigo Rato | aec

La verdad de Rodrigo Rato