Un café que ya puede estar bueno

|

LOS locales de la cadena Klatch Coffee tienen una apriencia más próxima a la de los de un establecimiento de comida rápida –y barateira– que a la de un señorial café de Viena. Sin embargo, para tomarse un café en alguno de los locales con los que cuenta en Los Ángeles y San Francisco hay que haber pasado antes varios días alimentándose a base de ofertas de fast food; eso u ocupar un puesto muy destacado en la lista Forbes. Porque si no... una taza de café cuesta 75 dólares (casi 66 euros). Como para pedirlo con gotas o como para que no quite el sueño tras haberse zampado un hamburguesa doble. FOTO: una taza de klatch cofee | twitter

Un café que ya puede estar bueno