Cuando nadie entiende el mensaje es que hay un problema

|

desde que el Gobierno anunció el plan de desescalada hay españoles que hacía más de una década que no cogían un bolígrafo que están haciendo diagramas a cuatro colores para intentar entender lo que quiso decir Pedro Sánchez. Ha habido un repunte en la actividad de las plataformas de videollamadas con grupos de amigos constituidos en comités de análisis y por las redes sociales circulan chuletas de almas caritativas con las actividades permitidas en cada fecha. Señores responsables de nuestra salud física y mental, hagan el favor de facilitarnos un horario, como los de los niños del cole, con lo que podemos hacer cada día. O, incluso mejor, practiquen su comunicación. Que no es tan difícil: mensajes claros y sencillos. Y de uno en uno, para que no haya equívocos. Claro que para poder informar de algo primero hay que saber de lo que se habla y todo apunta que igual ahí está la clave del problema. Por mucho que rectificar sea de sabios, preferimos que las cosas se hagan bien a la primera, aunque haya que esperar un poco más. FOTO: sánchez, durante el anuncio de la desescalada | efe

Cuando nadie entiende el mensaje es que hay un problema