Un dedo con agujetas y un padre que ya está colocado

|

LOS rusos, como no hablan gallego, jamás dirían de alguien que traballa arreo, sino que hace un trabajo stajanovista, que venche sendo o mesmo, pero en versión de por allá. En un idioma o en otro, currar sin descanso fue lo que hizo Íñigo “El niño de San Ildefonso” Errejón para borrar las huellas de su amor por Venezuela. Aquello de que en el país todo el mundo hacía tres comidas o que se respetaban los derechos de la oposición ha pasado a mejor vida, así que borró 6.850 tuits. ¡Cómo le debió quedar el dedo! Mientras sudaba la gota gorda, uno de sus íntimos, Eduardo Maura, deseaba que quien pasase los sofocos fuese Monedero, que gran apellido para alguien que sufre episodios de amnesia cuando tiene que hacer frente a sus obligaciones con Hacienda. “Si todo tiene que arder, que arda con Monedero dentro”, tuiteó. Menos mal que para poner orden y mesura siempre nos quedará Pablo, antes Pablo Manuel, “Viva la Gente” Iglesias. Como la experiencia es un grado, ha colocado a su padre en la precandidatura al Ayuntamiento de Zamora. De ahí a comprar una palacete en Galapagar hay un paso. FOTO: errejón se refresca, que borrar 6.850 tuits deja seco a cualquiera | aec

Un dedo con agujetas y un padre que ya está colocado