Los sindicatos plantan al gobierno por el retraso en una mesa de negociación

imagen de la rueda de prensa en la que los socialistas presentaron sus alegaciones a los presupuestos
|

La tensión vuelve a presidir las relaciones entre el gobierno municipal y los sindicatos con representación en el Concello, que reiteradamente vienen acusando al equipo de Rey Varela de no tener voluntad de diálogo. La mesa de negociación que debería haberse celebrado ayer para abordar los horarios de los trabajadores y la supresión de puentes festivos que planteaba el equipo de Rey Varela no tuvo lugar finalmente. Los responsables de las centrales sindicales aguardaron durante 20 minutos –la convocatoria estaba fijada para la una de la tarde– la aparición de los concejales Martina Aneiros y Alejandro Langtry, que eran los que tenían previsto acudir, pero optaron por irse ante su incomparecencia.

El portavoz de UGT, Ángel Bouza, explicó que la decisión se tomó porque los retrasos son la tónica habitual en las reuniones con el gobierno y \“no podemos estar así siempre\”. De momento no han recibido una nueva convocatoria ni explicaciones sobre el retraso.

La suspensión de la mesa impidió el debate sobre la jornada de los trabajadores municipales y sobre la supresión de los puentes, aunque todo parece indicar que no se habría producido acuerdo alguno. UGT indicó que el gobierno no entregó a los sindicatos todos los horarios que plantea para los diferentes colectivos de trabajadores, por lo que no se podría tomar una decisión. Aseguró que no se conoce la propuesta relacionada con la plantilla de cementerios o grúa y que, por lo que respecta a la Policía Local, se hizo entrega de la rotación y turnos planteados, pero no de los horarios en que se desarrollaría cada uno de ellos. La información sobre el horario de mandos e inspectores únicamente se trasladó \“de palabra\” y sobre el del jefe de la Policía no se dio dato alguno, como tampoco sobre la jornada del jefe de Bomberos.

El responsable de UGT indicó que aunque esta información les hubiera sido proporcionada ayer no habrían podido pronunciarse a favor o en contra sin hablar con los trabajadores afectados, en los casos de cementerios y grúa, entre otros.

Por lo que se refiere a los puentes, Ángel Bouza sostiene que la supresión que propone el gobierno parte de una interpretación errónea del Real Decreto Ley que reduce a tres los días de libre disposición, ya que asimilan estas libranzas de puentes a las de asuntos propios. Los sindicatos se amparan en el Acuerdo Regulador, que contempla que la plantilla podrá disfrutar de un máximo de cuatro puentes al año –en función de los que coincidan en el calendario–, para defender este derecho, mientras que el gobierno sostiene que la nueva legislación laboral invalida la normativa local.

Los sindicatos plantan al gobierno por el retraso en una mesa de negociación