Con Marlaska en el punto de mira

|

La salida de Pablo Iglesias del Gobierno (y acto seguido de la política) hizo que muchos se imaginaran que, desde ese momento, las relaciones en el Ejecutivo de coalición serían mucho más fáciles. Nada más lejos de la realidad. Los roces continúan y algunos por asuntos tan absurdos como la crisis con Marruecos. Las ministras podemitas piden una y otra vez la cabeza de Marlaska por las deportaciones en caliente de los inmigrantes que se colaban a nado. Lo hacen como si Ceuta se pudiera permitir el lujo de soportar semejante avalancha de ilegales. Aunque eso, seguro, es lo que menos les importa. FOTO: irene montero

Con Marlaska en el punto de mira