La nueva tarifa eléctrica incrementará desde el 1 de junio la variación de precios entre tramos horarios

Vista de una subestación eléctrica | aec
|

La nueva factura eléctrica, que introduce como novedad la diferenciación de la tarifa de acceso entre peajes y cargos, entra en vigor el 1 de junio, fecha a partir de la cual se incrementa la diferencia de precios entre los periodos horarios.


Los peajes son precios regulados destinados a recuperar los costes de las redes de transporte y distribución. Mientras, los cargos son los que cubren el resto de costes regulados: financiación de energías renovables, sobrecoste de producción de energía en territorios no peninsulares y las anualidades del déficit.


A partir del día 1, todos los consumidores pasarán a tener precios diferenciados por tramos horarios tanto para la potencia como para el consumo de energía y aumentará la diferencia de precios entre los periodos horarios de punta y valle, tanto en potencia como en energía.


En el caso de los consumidores domésticos, los nuevos cargos y peajes que van a entrar en vigor a partir del 1 de junio de 2021 contemplan una única tarifa (2.0 TD) para baja tensión y potencia igual o inferior a 15 kW.

Todos los suministros con potencia contratada inferior a 15kW tendrán una tarifa con tres términos de energía (punta, llano y valle) y dos términos de potencia (punta y valle).


Solo podrán acogerse al Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC) los consumidores con potencia de contrato menor o igual a 10 kW, con lo que se obligará a los consumidores con potencia superior a 10 kW a acudir al mercado libre.


Dos periodos

La potencia se diferencia en dos periodos y se pueden contratar potencias diferentes para cada periodo: la potencia punta de 8 de la mañana a 24 de la noche; la potencia valle de 24 de la noche a 8 de la mañana, y todas las horas del sábado y domingo y festivos. La de valle será mucho más barata.


Mientras, el consumo se diferencia en tres periodos: el periodo de punta, con el precio más elevado, de 10 de la mañana a 2 de la tarde y de 6 de la tarde a 10 de la noche de lunes a viernes no festivos; el periodo de llano, que tendrá un precio menos caro de 8 a 10 horas, de 2a 6 de la tarde y de 10 a 12 de la noche y, por último, el periodo de valle, con un precio reducido y que comprende las horas nocturnas (de 0 horas a 8 de la mañana) y todas las horas del sábado y el domingo y festivos.


El impacto de los nuevos peajes y cargos en la factura eléctrica será diferente en función de la curva horaria de consumo de cada vivienda y del esfuerzo por modificar hábitos y pautas, lo que pretende desplazar consumos de horas punta (más caras) a horas valle (más baratas).


En general, la facturación de peajes y cargos se reducirá para los consumidores que hasta ahora no tenían discriminación horaria y se incrementará para los consumidores que ya estaban acogidos a esta modalidad.

Así, por ejemplo, los hogares que disponen de sistemas de acumulación de calor (antigua tarifa nocturna), al reducirse los periodos valle de 14 a ocho horas/día de lunes a viernes, puede que tengan que incrementar la potencia contratada para acumular en menos horas la energía necesaria (a partir del 1 de junio tendrán que realizar la carga de calor en 8 horas cuando en la actualidad se hace en 14 horas).


Estos consumidores, advierte el Inega, deben tener en cuenta que si contratan potencias superiores a 10 kW se verán obligados a abandonar el PVPC, tarifa refugio para aquellos consumidores que no consideran atractivas las condiciones del mercado libre. 

La nueva tarifa eléctrica incrementará desde el 1 de junio la variación de precios entre tramos horarios