La operación “Velutina” desmontó los puntos de venta de heroína en Ferrol-Narón

Parte del material incautado en la operación| Javier Albores
|

La zona de Ferrol-Narón ha sido una pieza clave en la operación “Velutina”, de tráfico de heroína, que se saldó con un total de 33 detenidos. La incautación de cinco kilos de la sustancia, que sería posteriormente adulterada para su venta en dosis menores, es muy importante en cuanto a cantidad de droga y equivaldría, según expusieron las autoridades, a una incautación de 30 o 40 kilos de cocaína.


Se trata de la mayor operación de tráfico de heroína de los últimos años y de gran importancia a nivel nacional, al desactivarse un entramado turco-español en el que se distribuía, vendía y consumía la droga. La operación se prolongó durante nueve meses y ha conseguido desmontar los puntos de venta de esta sustancia en la comarca ferrolana y en A Coruña, zonas en las que se han producido la mayor parte de las detenciones.


En la información de la operación conjunta entre Policía Nacional y Guardia Civil tomó parte el inspector jefe de la brigada local de la policía judicial de Ferrol, Salvador Campoy Chinarro, que ayer compareció en rueda de prensa junto a otros responsables del operativo para dar cuenta de la macrooperación que afectó a campamentos de la zona pero también permitió descubrir nuevos asentamientos construidos específicamente para este fin.


Fortaleza


En este sentido, destaca la construcción detectada en San Mateo (Narón), una fortaleza con muros de más de cuatro metros, con redes para que no se visionase el exterior, con almenas en cada esquina para controlar los accesos, de hormigón armado, doble pared en cada ventana, una puerta principal amurallada con el fin de evitar que se pudiera entrar en el edificio y, en suma, “una construcción llamativa, que no se había observado en ningún campamento en Galicia”, como destacó la Policía.


“Velutina” contó con la participación de más de 200 agentes, tanto de unidades tácticas, como aéreas, caninas y , policía judicial de la brigada provincial y de la comisaría de la ciudad naval.


La zona de Ferrol y Narón, como recordaron ayer los responsables de las unidades policiales, cuenta con numerosos asentamientos de venta de estupefacientes, que no solo afectan a esta demarcación sino también a la provincia , ya que se acude a esta comarca a adquirir los opiáceos. De este modo, una operación de estas características , apuntaron en rueda de prensa, “da un punto de esperanza en la lucha contra el tráfico de estupefacientes”.


En San Mateo se descubrió un edificio-fortaleza con almenas y muros de hormigón desde el que se “trabajaba”


La investigación comenzó con un clan de origen turco –uno de los miembros vinculado con asesinatos– y posteriormente permitió conocer un asentamiento en Ferrol y A Coruña y comenzó el operativo.


Además de la incautación de sustancias y del número de implicados, se ha conseguido atacar varios puntos de distribución y determinar y acreditar los diferentes papeles dentro de la organización delictiva, desde el traslado o la ocultación de estupefacientes, a la venta o vigilancia de los perímetros de los campamentos.
En este sentido, la policía destacó situaciones “próximas a la esclavitud” de toxicómanos que se encargaban de la vigilancia en puntos, como el de San Mateo,, que eran auténticas fortalezas, para controlar si estaba la policía cerca. La cercanía de hogueras y chimeneas favorecía el poder destruir los estupefacientes por si hubiese una redada.


Por el contrario, la situación de pandemia quedó visible incluso en la distribución de la droga, constatándose medidas de seguridad como la distancia entre los propios compradores a la hora de acercarse en filas a las zonas de adquisición.


En la zona de Ferrol y Narón tuvieron lugar registros de hasta 24 o 26 domicilios particulares y campamentos, consiguiendo restringir con esta operación el mayor asentamiento dedicado a la distribución, que fue como definieron a Ferrol los representantes de la policía judicial.


La investigación se inició a mediados de abril de 2020 y se fue conociendo la estructura de la organización, altamente jerarquizada, del entramado delictivo y su vinculación con mafias dedicadas a la distribución de heroína en Europa de origen turco y albanés. A finales de marzo se produjo la primera detención, de un individuo que iba a desplazarse hasta Madrid para aprovisionarse de heroína y trasladarla hasta Ferrol, y a partir de ahí continuó la macrooperación, ahora concluida. 

La operación “Velutina” desmontó los puntos de venta de heroína en Ferrol-Narón