Las “erratas” del Plan de Reconstrucción

|

Al Gobierno dejó pasar intencionadamente las elecciones del 4-M para dar a conocer las tripas del Plan de Reconstrucción con el que espera obtener los fondos europeos. Lo hizo así para engañar a los votantes, aunque ya antes había burlado a los representantes de los ciudadanos en el Congreso de los Diputados. Hay que recordar que la noche anterior a la comparecencia del presidente del Gobierno en la Cámara Baja para presentar por novena vez el mencionado plan, se colgó un tuit desde Economía, pero no con el plan que después se enviaría a Bruselas sino con los 200 folios vacíos, inconcretos, sin reformas, sin cifras. ¡Cómo iba a permitir Sánchez que se conocieran las verdaderas intenciones de lo que supone un rescate en toda regla y las reformas y recortes que traen consigo los famosos 140.000 millones de euros!


Pero, claro la ocultación tiene las patas muy cortas y empezaron a aparecer en los medios de comunicación las promesas, los propósitos y también las incoherencias. Primero se descubrió que el Gobierno se compromete a liquidar la reducción en el IRPF de la que gozan los que presentan declaración conjunta. Y empezó el baile de los desatinos. Primero la negación y luego las declaraciones de Calviño asegurando que lo dicho en el documento en realidad era una errata. La “errata” está bien clarita y tira por tierra una vez más esa manida idea de que la subida de impuestos la van a pagar los ricos. Resulta que de esta reducción se benefician básicamente rentan bajas y pensionistas.


No ha sido la única pillada. El plan compromete la imposición de peajes en todas las autovías y el estudio de aplicarlos en toda la red de carreteras. En este asunto, también lo primero fue la negación, “es una medida que está en estudio” para finalmente desde Fomento asegurar que se hará con diálogo y que se eximirá del pago a los transportistas, es decir, que sí estaba pensada. La guinda la puso el director general de la DGT para quien la medida tiene todo el sentido porque “quien usa paga” y la abuelita sin coche ni carné no tiene que pagar unas carreteras que no usa. Un debate abierto por Navarro que traerá cola por sus consecuencias sobre el uso de otros servicios públicos. Y para rematar, quizás puedan explicarnos cómo en un lugar del plan se asegura que los salarios de pensionistas y funcionarios 

Las “erratas” del Plan de Reconstrucción