Andrés Gabarres: “Mis compañeros de estudios son mis grandes influencias”

Gabarres es un especialista en pintura rápida | jorge meis
|

Andrés Gabarres –Ferrol, 1986– expone desde hoy hasta el en el Centro Torrente Ballester cerca de 70 obras creadas entre 2018 y el año de la pandemia, una crisis que, explica, motivó también un cambio de enfoque en su propia pintura.


En la muestra hay dos etapas bien diferenciadas que se reflejan además en el título, “Carretera y manta”...

Sí, son obras realizadas en los últimos tres años. Se divide en dos partes; en la planta baja, paisaje realizado por toda la geografía española durante mis viajes y, en la primera, trabajos hechos durante el confinamiento; obra más pequeña, más íntima, un poco más personal con un enfoque más crítico y humorístico. La carretera es la parte del paisaje y los viajes, de 2018 y 2019, y la manta hace referencia a la etapa de confinamiento. También hay dos obras hechas ex profeso para esta exposición, un mural de unos 12x4 metros y un dibujo de cinco. También forma parte de la exposición un “time lapse” sobre la realización del mural.


¿En qué medida cambió el confinamiento su pintura?

Fue un momento de parón obligado que me sirvió para reflexionar y desarrollar un enfoque diferente. Cambié el tipo de obra que estaba haciendo, de formato muy grande, por otra, la del confinamiento, que me obligó a encerrarme en un desván minúsculo y a hacer pinturas más pequeñas. Intenté buscar un punto de humor a algo que, por otra parte, no lo tiene.


"El confinamiento me obligó a cambiar el enfoque y a aparcar momentáneamente los grandes formatos"


Su relación con la pintura comenzó siendo niño...

Desde que tengo memoria, sí. Los recuerdos que tengo son siempre con un lápiz o un bolígrafo en la mano. Mi madre venía de trabajar tarde y me traía bolis y lápices y yo estaba contento esperando a ver qué boli nuevo me traía. Antonio Fernández era amigo de mi padre, me vio pintar en casa dibujos animados y les dijo a mis padres que me llevaran a clase. Así empecé a formarme.


¿Desde cuándo tuvo claro que quería dedicarse a la pintura?

Desde siempre. Siempre tuve claro que no quería trabajar en otra cosa, que quería dedicarme a la pintura.


Su formación es amplísima y en lugares muy diferentes. ¿Le costó dar el paso de salir de Ferrol?

No, no, era algo que quería. Tengo una mente abierta y cuanto uno más viaje y más cosas conozca, más puede ampliar sus horizontes y su punto de vista. Me influyó muchísimo irme a estudiar fuera y viajar porque me enseñó a apreciar otras cosas.


¿Cuál fue la persona que más influyó en su estilo?

No te podría decir una persona, pero sí he conocido a muchos artistas y he estado trabajando con ellos, tanto en cátedras como en workshops. De todos he sacado cosas muy positivas, pero, al final, la gente que más te nutre, al menos en mi caso, son tus iguales, gente con la que compartes el día a día, tus inquietudes... Por ejemplo, la gente que conocí en la carrera de Bellas Artes, que siguen siendo mis amigos, son quienes más han influido en mí, no solo técnicamente, sino en todo. 

Andrés Gabarres: “Mis compañeros de estudios son mis grandes influencias”