Un partido para jugar con cabeza

Joselu protege la pelota durante un partido de esta campaña | jorge meis
|

Lleva el Racing varias semanas jugando partidos que son como finales. Pero el que este sábado lo enfrenta al Numancia lo es, si cabe, un poco más. Una victoria racinguista confirmará su clasificación para jugar la próxima temporada en Primera RFEF, además de dejar prácticamente descartado a su rival, que al día siguiente podría quedarse sin opciones, así que el capitán, Joselu, lo tiene claro: “Para ellos es una final; para nosotros, casi”, describe antes de expresar el convencimiento de que “los tres puntos se van a quedar aquí”.


El delantero, sin embargo, no quiere que el Racing se cargue de presión de cara al encuentro, sino que cree que “tenemos que ser inteligentes a la hora de afrontar el partido”. Eso pasa, por ejemplo, porque “no nos tiene que afectar el hecho de ponernos en ventaja ni el de encajar”, apunta antes de recordar que “si nosotros ganamos, ellos no tienen nada que hacer... pero eso es problema de ellos”, dice antes de explicar que el cuadro verde debe jugar con la necesidad del rival.


Ventaja

También favorece al Racing el hecho de que dependa de sí mismo para acabar entre los dos primeros el campeonato liguero del subgrupo 1-D –“es algo que nos hemos ganado en el campo”, destaca Joselu–. Y el capitán espera que eso se note en la forma de hacer frente al partido, porque “tenemos que tener claro que estamos a un partido de conseguir el objetivo y eso no tiene que servir para afrontar el partido contra el Numancia con confianza”.


Por eso, a pesar de que Joselu subraya que “este es un partido en el que hay que tener paciencia”, también recuerda que “nosotros vamos a salir a ganar, porque es lo que llevamos haciendo toda la temporada. No sabemos jugar a otra cosa que no sea entrar bien a los partidos, intentar conseguir los tres puntos haciendo una presión alta...”. Es decir, que el cuadro verde debe mantener sus señas de identidad, las que le han hecho llegar a este momento en esta situación.


Además, a Joselu le encantaría que en el partido de este sábado puedan darse cita en el estadio de A Malata tres mil espectadores, algo que estima que sería “un plus”. El delantero recuerda que “por las circunstancias que hemos vivido, es una pena que los aficionados no hayan podido estar con nosotros prácticamente nada”. De ahí que esté convencido de que “los que puedan venir van a ayudar”, además de tener muchas ganas de “darles, a los que estén y a los que no la alegría que todos queremos tener”. Será la manera de conseguir el objetivo establecido para esta segunda fase.

Un partido para jugar con cabeza