La mejora en el mercado laboral también afectó en marzo a los colectivos más desfavorecidos

La reapertura de la hostelería supuso un gran incremento en el número de contrataciones | jorge meis
|

El mercado laboral en las comarcas de Ferrolterra parece enfilar el camino de la recuperación. El pasado marzo se cumplía el cuarto mes consecutivo de descenso del desempleo, con un incremento incluso superior a la media de Galicia. El paro, según el último informe del Observatorio de las Ocupaciones, se situó en ese período un 4,6% por encima de los niveles previos a la pandemia, lo cual, dadas las circunstancias, puede ser observado como algo relativamente positivo.


Sin embargo, el lento retorno a la normalidad no se refleja necesariamente en la población con alguna discapacidad o de origen extranjero, mucho más desfavorecidos a la hora de entrar en el mercado labora. Afortunadamente, el balance de empleo provincial de marzo, hecho público ayer, muestra que estos colectivos también se han visto afectados por la mencionada mejoría.


Más contratos, menos paro

Así, en 17 de los 20 municipios del área de Ferrolterra se registraron cifras de contratación de personas no nacidas en España iguales o superiores al mes anterior, mientras que en el caso de vecinos con alguna discapacidad, la mejoría tuvo lugar en 18 concellos. En perspectiva, el pasado mes de febrero esta cifra fue de trece municipios para ambos colectivos y con una mayor predominancia de resultados idénticos al mes anterior –de hecho, en cinco concellos no se produjo ninguna contratación de extranjeros y en once de personas con discapacidad–.


En cuanto a las cifras de desempleo, los resultados mostrados en el último informe del Observatorio, si bien imprecisos al no detallar cifras concretas por debajo de la decena –al igual que en el apartado dedicado a la contratación femenina, los resultados inferiores a diez se omiten en favor de una estimación– muestran una mejoría respecto a febrero. En el caso de las personas no nacidas en España, el número de municipios que registraron una caída en el paro de este colectivo fue de 16, mientras que para los vecinos con alguna discapacidad el balance fue de 17.


Casos concretos

A pesar de que en la mayoría de los casos las cifras del informe son una estimación, en áreas con una mayor concentración de población sí se puede observar la evolución de ambos colectivos.


En la ciudad naval, por ejemplo, el número de contrataciones en marzo aumentó respecto a febrero un 60% en el caso de residentes no nacidos en España, y un 48% en el de las personas con discapacidad. Las cifras de paro, no obstante, si bien disminuyeron, lo hicieron a un ritmo mucho más marginal que las contrataciones –lo que sugiere una fuerte temporalidad–. Este es también el caso de Narón, con una contratación muy superior a la registrada en enero y febrero, pero con un balance de paro estático. 

La mejora en el mercado laboral también afectó en marzo a los colectivos más desfavorecidos