Insumisos

|

La actitud del gobierno de Madrid merece una lectura aparte en las relaciones Comunidades Autónomas y Gobierno de España. Desde que empezó la pandemia, sus movimientos fueron siempre en clave electoral, sin pensar en todo lo que se llevaron por delante. Mi impresión, es que ésta campaña electoral estaba preconcebida en las intenciones de Miguel Ángel Rodriguez.


Solo haciendo un seguimiento de todos los movimientos del gobierno Ayuso, se puede llegar a una conclusión: El liberalismo exacerbado, tiene consecuencias dramáticas.


Y si no, comprueben: Al principio, se prohibió derivar enfermos a los hospitales desde los geriátricos. Se montó un hospital en Ifema, cuando había todavía 500 camas sin usar; ¡propaganda! Luego se justificó la construcción de un nuevo hospital, Isabel Zendal, siguiendo la estela de Esperanza Aguirre (12 hospitales en 8 años), de lo que algo quedaría en el cajón.


En plena pandemia, se convocan elecciones, cuando consideraron que las circunstancias eran favorables. Y siempre criticando al gobierno central por permitir la llegada de viajeros por Barajas. Luego orquestan una campaña de atracción turística, aprovechando que los otros países, Francia sobre todo, endurecían sus condiciones. Así llegaron miles de extranjeros que, lejos de venir a los museos, se concentraban en las terrazas para disfrutar del “dolce far niente”, y emborracharse sin vigilancia alguna. No les importaron las consecuencias que para la salud española y francesa podría tener esta permisividad. Pero las hubo. Sus intenciones al liberalizar la hostelería, era conseguir votos de los hosteleros, sin importarles el precio a pagar. Y, aún encima, es la única comunidad que no vacuna en Semana Santa, habiendo vacunas de reserva.


Nos enteramos que, además, quisieron negociar la compra de vacunas Sputnik, sin tener en cuenta ni al estado español ni a las autoridades europeas, haciendo campaña sucia con dinero público. Y sabiendo que Europa todavía no había aprobado esa vacuna.


Con todos estos bagajes, considero que la doctrina liberal, mata.

Insumisos