El Parlamento aprueba una nueva exigencia al Gobierno de carga de trabajo para Navantia

El diputado Diego Calvo durante su intervención | cedida
|

La presencia de la situación económica e industrial de la comarca de Ferrol en la agenda política de Galicia no se limitó ayer a la jornada de protesta organizada por los sindicatos. La carga de trabajo en los astilleros de Navantia también ocupó un papel central en la última sesión plenaria del Parlamento de Galicia, que aprobó por unanimidad una nueva proposición no de Ley para instar a la Xunta a exigir al Gobierno central la construcción de un Buque de Acción Marítima (BAM) para la Armada.


La propuesta, presentada por el Partido Popular –que semanas atrás se comprometió a reiterar esta petición todos los meses tanto en el pleno como en la Comisión Sexta–, contó con el apoyo unánime del BNG y del PSOE, aunque no sin reproches. El diputado popular Diego Calvo fue el encargado de introducir esta nueva iniciativa, recordando que Ferrol “é a cidade coa tasa de paro máis alta de Galicia” y acusando al ejecutivo de “desprezar” la comarca.


Del mismo modo, Calvo criticó que, en una reciente sesión plenaria del Senado en la que se debatía este mismo tema, los representantes del PSOE abandonasen la sesión antes de votar, advirtiendo que “non nos vale que aquí volvan a aprobar esta iniciativa e que cando cheguen a Madrid, os representantes galegos da comisión marchen do Senado para non ter que votar”.


Cruce de acusaciones

A pesar de que la proposición contó con el apoyo del resto de grupos, esto no evitó que buena parte del debate consistiese en un constante cruce de acusaciones entre los portavoces. Así, Diego Calvo afeó al PSOE que el anterior Gobierno había reservado una partida de 250 millones para el proyecto de las F-110 –el coste por unidad de la serie F-100 era de 430 millones– de la que el actual ejecutivo no hizo uso. Como respuesta, el diputado socialista Martín Seco criticó la falta de proyectos durante este mismo período, aseverando que esto provocó “un gran boquete económico na empresa”, al tiempo que recordó la presunta parálisis del proyecto durante dos años para tratar de incorporar al diseño el sistema de misiles Sea Ceptor de la francesa MBDA, que presidió el exministro de Defensa, Pedro Morenés.


Por su parte el BNG reiteró su apoyo a la iniciativa, aunque su portavoz, Ramón Alfonzo, también planteó si realmente estas exigencias se trasladaban al Gobierno. De igual forma, Alfonzo volvió a solicitar la incorporación de la Xunta al Consejo de Administración de Navantia y la diversificación de la producción. 

El Parlamento aprueba una nueva exigencia al Gobierno de carga de trabajo para Navantia