Hernán Pesci: “Fue muy duro jugarse la temporada en día y medio”

El argentino llegó a San Sadurniño el pasado mes de agosto | JOrge meis
|

Solo dos campañas le han hecho falta al Intasa San Sadurniño para regresar a la elite del voleibol nacional, haciendo además el más difícil todavía,, con un equipo muy remodelado en el que la “adaptación” y el “compromiso” –como señaló a su llegada su técnico– han sido algunas de las claves para que la formación del Aldebarán se mostrase intratable en la fase.


Al frente de este nuevo proyecto está el argentino Hernán Pesci (San Fernando, Buenos Aires, 12 de octubre de 1974), cuya energía, visualización, capacidad de trabajo y positivismo parece haber contagiado también a sus pupilos. Pesci responde a las preguntas todavía algo ronco –sin embargo, mucho mejor que tras ganar la Copa Príncipe el pasado mes de enero– después de una intensa y complicada fase –”fui recuperando la voz de a poco, ayer –por el sábado– estaba difícil”, comenta entre risas– y lo hace, si bien con la voz tomada, llena de alegría y satisfacción.


¿Este triplete fue “gestado” ya desde el inicio? ¿Era su intención esta campaña?

Nosotros nos pusimos el primero de septiembre, cuando comenzó la pretemporada, pusimos la bala muy alta sin ellos saber cómo nosotros íbamos a trabajar y nosotros sin saber cómo ellos iban a responder a la propuesta de trabajo que teníamos, que era muy dura. El objetivo deportivo para nosotros siempre fue ganar. Todo lo que pudiésemos competir, todo lo que estuviese al alcance para ganar lo queríamos hacer. Y nos propusimos objetivos a corto plazo. Lógicamente el primero que tuvimos fue la Copa en casa y luego fue ir escalando posiciones, una vez que el equipo ya estaba en su plenitud. Pero sí, nos planteamos ascender, nos planteamos estar en la Copa y ganarla, nos planteamos la liga... esto fue desde el primer día, no que se fuese dando. A veces tarda en llegar, esta vez nos tocó en nuestra primera temporada hacer el doblete, ascender es maravilloso. La verdad es que es para disfrutarlo, no se da todos los días esta circunstancia.


Habla usted de que fue muy duro, pero en la cancha se veía a un equipo que hacía las cosas fáciles...

Duro todo lo que es previo, preparación y llegar hasta ahí ha sido muy duro y lógicamente el enfrentarnos contra Arona, que era el favorito de todos en fase de grupos, en el primer partido en la mañana del viernes. La preparación había sido muy buena pero había que jugar y luego había que jugar otro partido en la tarde. Y eso era lo duro, de tener los dos partidos en el mismo día, de jugar la temporada en día y medio.

Pero dentro del campo de juego ¡puff, el equipo estaba muy grande!, lo cual me da mucho placer a mí por la conducción. Los chicos estaban superconfiados y con unas ganas tremendas de conseguir el objetivo que nos planteábamos cuando nos juntaron por primera vez.


¿Cómo vivió los últimos puntos? Además de caminando enérgicamente en la pista...

(Ríe) Es que lo veía, lo veía claro que lo teníamos, pero nunca es hasta que pita la última para tu favor. Con mucha ansiedad, la verdad, porque deseaba profundamente que se diera, porque sabía que los chicos habían hecho un enorme esfuerzo para lograrlo. Obviamente uno no es un hielo y tiene todas las sensaciones a flor de piel y la ansiedad... a mí me dio por caminar de un lado para el otro y no transmitírselo a los chicos, porque lo estaban haciendo a la perfección. Por eso es un placer enorme que este equipo, estos leones, hayan hecho lo que hicieron el fin de semana.


Una gesta que da "una absoluta felicidad a todos" y más si se mira todo el contexto: un pueblo de poco más de 3.000 habitantes que, en tres años, logra su segundo ascenso a la elite en toda su historia. Informe Robinson tiene, sin duda, material para otro programa.

Hernán Pesci: “Fue muy duro jugarse la temporada en día y medio”