El anteproyecto de la casa de Carvalho Calero supone recuperar cinco parcelas

Las parcelas que se contemplan en el anteproyecto dan a la calle San Francisco y a la Praza Vella | jorge meis/c.r.
|

La deuda que la ciudad tiene con Ricardo Carvalho Calero da un paso más para saldarse con la presentación del anteproyecto de rehabilitación de su casa natal e inmuebles adyacentes, para convertir estas fincas, que apenas conservan parte de una fachada y muros, en un espacio público, que incluirá, además, un museo dedicado al polígrafo ferrolano.


El anteproyecto ha sido redactado por la Oficina de Rehabilitación municipal y presentado ayer por el edil de Urbanismo, Julián Reina, que hizo hincapié en el trabajo que las administraciones están realizando para recuperar el barrio origen de la ciudad. Así, aludió a intervenciones como las del Rexurbe, de la Xunta, de compra y rehabilitación de viviendas, o la “pegada” que el gobierno local está dejando en la zona con actuaciones en espacios públicos como la calle Espartero o San Francisco, cuyo proyecto se encuentra en redacción.


1. Distinción de la parte nueva y la rehabilitada

La adquisición de los inmuebles número 47, 49 y 51 de la calle San Francisco marcó en 2010 un punto de partida que ha tenido que esperar 11 años para dar un paso más, la redacción del anteproyecto de actuación. Ahora, la intervención prevista abarca además los números 45 de San Francisco y el número 14 de la Praza Vella, ampliando la intervención hasta una superficie total de 1.163 metros cuadrados. La edificación de mayor tamaño es el número 51, que fue la casa natal del escritor y dispone de 528 metros cuadrados. También este edificio es el que más elementos mantiene, especialmente su fachada. La obra diseñada por la Oficina de Rehabilitación contempla la diferenciación clara de edificaciones –la obra nueva de la rehabilitación– para reconocer la historia de los edificios, pero con cierta unidad. De este modo, se recuperarán elementos identificables de la vivienda inicial, como fachadas con galerías, cubierta y muros medianeros, para lo que se ha trabajado con el archivo fotográfico existente, como apuntó Reina.


En el caso de los muros están casi desaparecidos en un 80%, por lo que habrá que reconstruirlos para conservar la estructura de las parcelas de forma reconocible y “recuperar a individualidade das edificacións que había”, explicó el responsable de Urbanismo.


2. Complejo cultural y de servicios

De los muchos usos que se plantearon desde la adquisición de las viviendas hasta la actualidad –desde centro cívico a albergue de peregrinos– los que ahora se encuentran sobre la mesa, como explicó Julián Reina, son los de conversión en un complejo cultural o de servicios.


Así, el anteproyecto recoge el aprovechamiento de los espacios con la habilitación de una sala de usos múltiples, un espacio de coworking, que sirva de polo de atracción del barrio, y un museo de Ricardo Carvalho Calero. También se abre la posibilidad de dedicar un espacio a zona de recepción y atención al peregrino, al hallarse la vivienda en pleno Camino Inglés.


Estos usos han motivado ya las primera reacciones, como las del grupo municipal del BNG. Su portavoz, Iván Rivas, habla de “banalidade” al pretender “zanxar o que significa a obra de Carvalho Calero desde unha perspectiva filolóxica, lingüística e cultural cunha simple casa museo”, además de rechazar un espacio coworking en un edificio tan singular.


Para Rivas, el plan de usos debería ser debatido no solo entre partidos políticos sino con asociaciones que llevan años trabajando en la recuperación de la memoria del filólogo.


Por esto, el BNG presentará una propuesta alternativa de usos para la rehabilitación que tenga en cuenta “o contexto cultural, histórico e o traballo que Carvalho Calero desenvolveu ao redor da lingua e literatura galega e se conserve o patrimonio, se promova a cultura, a lingua e a literatura galega e se reforce a participación e identidade do barrio e da cidade”.


3. Inversión

El coste de la rehabilitación está cifrado en unos 1,5 millones (1,2 + IVA), que serán financiados con fondos de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible –Edusi–. El horizonte temporal para el desarrollo de esta actuación, cuya licitación del proyecto será el próximo paso, viene marcado precisamente por la duración del proyecto europeo. Así, el edil de Urbanismo apuntó ayer que se espera que puedan estar finalizado antes de 2023.

El anteproyecto de la casa de Carvalho Calero supone recuperar cinco parcelas