Hay otra pandemia

|

No se trata de la cuarta ola. Es la pandemia de los descerebrados que ponen en peligro a su prójimo. Las fiestas ilegales, las aglomeraciones innecesarias; incumplir las normas que dictan desde la autoridad. Esta ralea, cada vez más numerosa, maleducada, violenta, debía de ser corregida por la autoridad POR UN DELITO CONTRA LA SALUD PÚBLICA. Como los que trapichean con la droga.


Escuchábamos en la SER a Adela Cortina, Catedrática de Ética y Filología Política que ha cantado las cuarenta a la clase política en general –a muchos les venía bien volver a clase– y ha dejado algunas y dejado un par de consejos: hay que reforzar la democracia y no se debe establecer un debate sobre libertad o Comunismo..


Y ha repetido que es de Perogrullo: los ciudadanos tenemos derechos y, al tiempo, obligaciones. Sobre todos los que tienen un cargo y por tanto, la posibilidad de con sus decisiones hacer la vida más fácil o lo que es peor seguir haciendo lo que ahora padecemos. Ahí tienen al partido más enredado en la corrupción, intentando corromper a un centenar de cargos de Ciudadanos para que se pasen a sus filas.


Los promotores de bulos han traspasado todas las fronteras. Ahora pasan de usarlos como arma de destrucción masiva contra sus adversarios políticos, a jeringar a la sociedad en general, tal como hicieron unos insensatos en Sevilla anunciando una vacunación para mayores de ochenta años sin necesidad de pedir cita.


De nuevo sobre el tapete “la fachada marítima”: dentro de unos días se celebrará una reunión con la presencia de representantes del gobierno central, Xunta y Ayuntamiento coruñés.


Al parecer la opinión general es hacer caja. ¿Quién se apuntará a las ganancias? La solución el viernes próximo.


Constatan desde María Pita que aumenta el número de ciudadanos que acude a los Servicios Sociales del Concello. Hay cifra: un doscientos veinte más en lo que va de año.


Y más datos preocupantes: la licitación de obra pública no alcanza ni el veinticinco por ciento de las cifras de años anteriores. En relación con el resto de comunidades figura a la cola: antepenúltimos.


Si tienen prisa en el PSOE para reorganizarse ante las próximas elecciones. Esta es la opinión general ante 

el relevo del Delegado de Gobierno. Para unos una llamada de atencion al actual secretario general y para otros una casualidad. Atentos que parece que no para ahí.

Hay otra pandemia