Un hombre rana que ve la realidad

|

DAVID Vidal iba para cura, pero Arsenio lo sacó del seminario y lo hizo futbolista. Natural de Portosín –llegó a amenazar a un periodista con no concederle una entrevista si no decía cuál era su pueblo–, ama el mar, en cuyas profundidades se pasa media vida. La otra media, en superficie, la dedica a entrenar equipos o a comentar partidos y demuestra que de fútbol sabe un montón. Concede también entrevistas en las que no exige que se cite a Portosín, pero en las que sentencia: “Tino lo está haciendo rematadamente mal”. Seguro que cuando el presidente del Deportivo vea a Arsenio le echará una bronca por haberlo sacado del seminario. 

Un hombre rana que ve la realidad