EL AUMENTO DE LA DELINCUENCIA

|

ACoruña está considerada desde hace muchos años como una de las capitales de provincia más seguras; así, al menos, la califican todas las estadísticas por la Policía. La larga permanencia de la ciudad en esa “categoría” estaba avalada por las variaciones casi imperceptibles de los índices de criminalidad, que desgraciadamente han dado ahora un salto alarmante, puesto que la tasa de delincuencia ha crecido un 1,5%. Ese incremento no significa que las calles herculinas se hayan convertido en una recreación del Bronx en sus peores tiempos, pero también es verdad que cada día está más extendido entre los coruñeses el sentimiento de intranquilidad. Ante esa situación no queda más remedio que mejorar la dotación de las fuerzas de seguridad, tanto en personal como en equipos técnicos; solo así será posible recuperar los niveles tradicionales de seguridad.

EL AUMENTO DE LA DELINCUENCIA