HAY MOTIVOS Y CULPABLES

|

 

Hoy, trece y martes, y mucho me temo que cualquier día del calendario que nos toque vivir y penar, encontramos motivos para la indignación y el cabreo, la manifestación y la protesta. El caso Prestige llegará a su final, con suerte, en el otoño del próximo año. Y es que la historia de lo sucedido a este petrolero construido en 1976, hundido en 2002 con 77.000 toneladas de fuel, se encuentra en 230.000 folios que tienen que estudiar abogados, jueces, y demás servidores de la justicia que, a 600 páginas diarias –festivos inclusive– rematarán la tarea en el otoño del año próximo. Y todo esto para que ninguno de los gobernantes que decidieron alejar de la costa el petrolero está procesado. Esta visto que para algunos no hay responsabilidad civil ni penal.

¿Hay motivos para el cabreo y la indignación? Esperemos que la próxima vez que nos amenace otro siniestro los medios estén en manos de científicos y técnicos y no en las de los que han quedado desprestigiados. Pero tiene “coña”: vivitos, coleando… y cobrando de las administraciones públicas.

Mañana muchos ciudadanos atenderán la convocatoria de los sindicatos bajo el lema de ¡hay culpables y hay soluciones! para detener los recortes, la sangría del paro, el empobrecimiento de la población, la rebaja de las libertades cívicas.

Esas son algunas de las razones por las que se pide la participación ciudadana y seguro que muchos de ustedes pueden añadir otro puñado.

Aquí tenemos pruebas del fracaso de esa política: mientras “medra” una gran factoría automovilística por los favores y subvenciones, una empresa complementaria ha decidido trasladarse a Portugal, habrá un ERE naturalmente, para abaratar costes.

Se han fomentado las privatizaciones de servicios públicos como transporte, sanidad, educación; se ponen en almoneda (después de haberlas pagados con el dinero de los contribuyentes) las autopistas, la red ferroviaria, los aeropuertos.

Se suprimen partidas para cumplir la ley de la dependencia y se multiplica el repago farmacéutico… Crecen las ventajas para las grandes empresas, sufre el pequeño comercio y se aumentan los impuestos a los ciudadanos (IRPF, IVA, tasas, etc. ) castigados año tras año por una crisis que ellos no provocaron y que tienen culpables y víctimas. Algunas, por culpa de los desahucios, mortales…, y otras muchas que no se pueden contabilizar, pero que están más pobres, menos protegidos. ¿Hay motivos? Ustedes mismos….

HAY MOTIVOS Y CULPABLES