Cárcel por acosar a un teleoperador

|

Todos y cada uno de los españoles, al menos un par de docenas de veces en su vida, han sido despertados de su siesta por la llamada de un amable teleoperador que les ofrece un cambio de compañía telefónica a precio de chollo. Sin embargo, cuando es al reves y algún ciudadano intenta ponerse en contacto con esa compañía suele chocar con un muro de contestadores automáticos que acaban convirtiendo la tarea en imposible. Sin embargo, en Japón no debe ser así, ya que un nipón fue detenido por llamar 24.000 veces a su compañía para quejarse. Y solo en ocho días, lo que supone telefonear 3.000 veces al día. Es de suponer que si han tomado semejante decisión drástica con este hombre, que además era un jubilado, así que tiempo le sobraba, habrá también una ley recíproca por la que el operador de turno pueda dar con sus huesos en la cárcel si se pasa en su celo llamador. Ojalá aquí también hubiera una norma así. 

Cárcel por acosar a un teleoperador