FRACASO PREVISIBLE

|

Cuando se cerró repentinamente una manzana en la calle María, otra en Canalejas y la totalidad de Pardo Bajo para instalar terrazas en la calzada, dijimos que nos parecía inoportuna y precipitada la medida, al propio tiempo que creó un profundo malestar entre hostelería que pedían –con razón–igual derecho; entre los vecinos por las muchas molestias que les ocasionaba, y más problemas para el tráfico como si no hubiera ya bastantes. Ahora, con las terrazas vacías o sin instalar en estos tramos, la realidad nos da la razón, porque por estas latitudes las terrazas son para el verano y algo en Semana Santa o navidades despendiendo de la climatología. Poner terrazas sin ton ni son trae estas consecuencias, como en la avenida de Esteiro que ocupan las aceras y el peatón tiene que recurrir al inútil carril-bici. El único beneficio es el incremento de la recaudación municipal, como evidencia el presupuesto de 2014. Rectificar es de sabios; apliquen la sabiduría.

 

FRACASO PREVISIBLE