El negro panorama de Ciudadanos y Vox

|

Viendo la situación por la que atraviesan Vox y Ciudadanos, la verdad es que se podría afirmar que fuera del PP, en esto del arco de la derecha, hace mucho frío. Albert Rivera ha visto como algunos de los cargos de su partido le salían contestones y el catalán lo ha solucionado proponíendoles que monten otro partido. Seguro que a Rivera se le ha pasado lo que sucedió con UPyD y que supuso el lanzamiento de su propia formación. Pero, aún así, él sigue enrocado en sus posiciones, demostrando que en la política, al menos en este país, los egos se imponen a las ideas. Y, mientras tanto, Abascal se pone duro a la hora de pactar, seguramente porque tiene muy claro que lo suyo se acabó. Las encuestas dan por finiquitado el efecto sorpresa de la formación ultraderechista y sus votantes vuelven a mirar al PP, tal vez ya cansados del esperpento que los líderes de Vox provocan en cada una de sus intervenciones. El panorama se aclara y seguro que ni Abascal ni Rivera están por la labor de otra convocatoria electoral.

El negro panorama de Ciudadanos y Vox