REBAJAS: MUCHO OJO

|

Las del año que empieza están siendo las rebajas más agresivas de los últimos años. Cada español acabará gastándose 90 euros de media, un 6% más que en 2011. Claro que en esto ocurre como en el reparto de la tarta: unos llevan dos pedazos y otros, nada. Los artículos de ropa son el producto estrella de las rebajas y es cierto que el 78% de los clientes comprarán ropa y artículos textiles, pues suelen tener mayores descuentos.

Y 7 de cada 10 personas gastarán más en estas rebajas que en las de 2011. El 48% de los clientes lo hará con presupuesto fijado. Madrid es la región que más gastará: 105 euros. El periodo de ofertas se extenderá hasta el 31 de marzo. Ocho de cada diez consumidores detectaron falsas rebajas en 2011 y un 60% vio algún producto al que habían manipulado el precio original para que el descuento pareciese mayor, según Facua-Consumidores en Acción.

En este sentido, conviene acudir a firmas serias, tipo El Corte Inglés. Téngase en cuenta que los artículos ofertados en rebajas deberán haber estado incluidos durante el plazo mínimo de un mes en la oferta habitual de ventas y no podrán haber sido objeto de promoción en el curso del mes que preceda a la fecha de inicio de las rebajas. Un producto rebajado tiene que cumplir todas las normas de calidad y etiquetado.

Está prohibido ofertar, como rebajados, artículos deteriorados. Además, el cliente debe recordar que la reducción del precio se produce como consecuencia del cambio de estación, sin que esto tenga que repercutir en la calidad del producto. Es obligatorio que en las etiquetas aparezca el doble precio: que figure tanto el anterior como el rebajado, o el porcentaje de rebaja que se ofrezca.Dicha obligación se extiende a los productos de los escaparates.

No podrá anunciarse la venta en rebajas de un establecimiento cuando éstas afecten a menos de la mitad de los productos ofrecidos. Sin perjuicio de que puedan anunciarse los precios de cada producto en concreto. Las formas de pago y las devoluciones serán las mismas que el resto del año, a no ser que el vendedor especifique lo contrario en un cartel visible y siempre que no se dé una información contradictoria.

La garantía de los artículos vendidos en rebaja no variará sobre el resto del año. Se recomienda observar la calidad del producto y comparar el precio rebajado con el anterior, ya que, a veces, no hay tanta rebaja. Se aconseja guardar las facturas por si se necesita hacer algún cambio o reclamación. Los establecimientos comerciales que admiten el pago con tarjeta de crédito están obligados a hacerlo también en rebajas.

REBAJAS: MUCHO OJO