PLAN FERROL: SIN RESULTADOS

|

Solo uno de los cinco proyectos empresariales presentados al Plan Ferrol con el objeto de obtener ayudas del Ministerio de Industria para la creación de empleo ha superado la criba administrativa. En la práctica, de los 45,7 millones de euros con que está dotado el programa para incentivar el asentamiento industrial en la comarca, únicamente se ejecutarán 803.250. Hallar el porcentaje resulta casi ridículo teniendo en cuenta los resultados. La exigencia de avales bancarios, de los que se derivan importantes costes para los promotores –un condicionante recuperado hace escasos años pero cuya exención había permitido con anterioridad la presentación de entre 20 y 30 proyectos de media y, en alguna ocasión, hasta de más de un centenar–, se encuentra entre las principales causas del escaso número de iniciativas que optaban a las ayudas. La necesidad de ayudar a filtrar en lo posible las iniciativas realmente viables de aquellas con difícil o imposible futuro determinó, a la vista de experiencias pasadas, tal decisión. Esta, sin embargo, no puede explicar por sí sola tan rídiculas cifras. Con el país agotado tras más de seis años de crisis, asumir retos empresariales, de los que se espera la consecuente creación de empleo, tan necesaria en esta comarca, se ha convertido casi en una utopía. Las propuestas, por supuesto, han de ser viables, pero es evidente que también es obligada la necesaria corrección de los planteamientos administrativos si lo que se pretende es resolver una situación a todas luces insostenible.

PLAN FERROL: SIN RESULTADOS