UNOS Y OTROS

|

Unos leen a Pío Moa por eso de que todo proviene por la gracia de Dios. Otros, en cambio, renegando de la LOMCE optan por la cultura ilustrándose con los clásicos y los  conceptos que conducen al raciocinio. La mejor definición de la diferencia de clases. No la que preconiza el sicario de la bestia. Unos buscan perpetuarse en el poder persistiendo en la división de esta piel de toro; una en constante corrupción como progenitores de las injusticias. La otra, sentenciada a vivir en la pobreza. El monstruo vive en palacios sembrando la muerte en cada recorte de Sanidad. El pueblo en sus viviendas, mientras no asome el inquisidor de los desahucios. Y en medio, la Justicia, atrapada en el campo magnético del poder económico, y convirtiendo este orden normativo en diálogos de patio de recreo. Otros, sin embargo, siembran voces de justicia del pueblo y para el pueblo. El pueblo unido jamás será vencido; decían Sergio Ortega Alvarado y la banda Quilapayún.

UNOS Y OTROS