LA DESCONFIANZA SE MANTIENE

|

Lejos de aportar un mínimo de confianza a los trabajadores del sector naval sobre el futuro de los astilleros públicos ferrolanos, las recientes declaraciones del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, parecen haber avivado el desencanto del colectivo ante las promesas del PP. El partido en el Gobierno del país, de la comunidad y de Ferrol soporta todos los ataques, como ayer dejaron ver los comités de empresa de Navantia al pedir de forma directa la dimisión del alcalde de la ciudad. El “cementerio” improvisado plagado de cruces que dejan testimonio de las empresas auxiliares en situación de crisis o bien ya desaparecidas, así como de los miles de puestos de trabajo perdidos en las subcontratas, habla por sí solo de las consecuencias de lo que sin duda es una absoluta falta de previsión por parte de la compañía. Falta en cualquier caso que el PP exija, de verdad, responsabilidades.

LA DESCONFIANZA SE MANTIENE