El único pensamiento

|

el progresismo es difícil de entender para los que no estamos en ello y solo sabemos que se avanza con pasos cortos y no grandes zancadas. El circo de los muchachos de Madrid decide que queda bien no vender armas a Arabia y sale la claque a aplaudir hasta que alguien se da cuenta de que ojo, a los sauditas, les vamos a fabricar unos barquitos de esos que son de guerra, no los yates de Marbella, y los comediantes dan marcha atrás. Es que eso de tener la capital lejos del mar y la falta de yodo produce males cerebrales. Ahora los áridos mesetarios van a limpiar el planeta de aire tóxico de aquí a la eternidad con coches recargables. Muy bien, pero antes habría que regenerar las rías gallegas, para que contribuyan a depurar el ambiente. Es que ser progresista no es estar al quite de saltar por cualquier indignación y sí vivir en la vida real y no en la virtual. Vamos camino del único pensamiento, porque la clase política moderna de libertad e inteligencia carece bastante.

El único pensamiento