Posición a noventa grados

|

Pedro Sánchez no baja de la burra con su idea de gobierno en solitario, sostenido por Unidas Podemos sin participación en él. Para ello usa los resultados autonómicos y municipales, sin querer ver que los resultados de las generales no fueron esos, son los que mandan, y Unidas Podemos quiere su cuota de gobierno. Sánchez no quiere coaliciones, como hicieron los tres tenores de la derecha en Andalucía, bien porque el nacho todavía no aprendió como va la cosa, o porque la tradición de la izquierda es tirarse los trastos a la cabeza en lugar de unirse. Creo que Sánchez confía en que Unidas Podemos no vote en contra de su subida a los altares, pues le echaría la culpa de que en España no haya un gobierno de progreso. Unidas Podemos quiere algo que es razonable, tras apoyarle gratis en la moción de censura a Rajoy. Quizá Sánchez negocia bajo cuerda la abstención de Ciudadanos, pero eso no es gratis. Si ocurriera, sería porque Sánchez arrió los pantalones, y se puso en posición democrática número tres.

Posición a noventa grados