El belén que daña a la vista se queda sin Niño Jesús

|

El belén municipal de Ourense es feo. Pero como para quitarle a cualquiera el espíritu navideño. Los vecinos lo han bautizado como belén yonkizombie y hasta han impulsado una recogida de firmas para que alguien se apiade de su buen gusto y esconda semejante esperpento. El desprecio hacia la instalación es tal que de las palabras se ha pasado a los hechos y ha sido vandalizada. Los vigilantes de seguridad encargados de velar por el bienestar del nacimiento –se ve que desde el Ayuntamiento ya preveían ataques– descubrieron a una joven que se había liado a tortas con las figuras. Ese fue solo el colofón de una jornada funesta, ya que al hacer un reconocimiento más minucioso se dieron cuenta de que alguien había robado al Niño Jesús. Un valiente, porque para meterlo en casa hay que tener arrestos.

El belén que daña a la vista se queda sin Niño Jesús